Cartel La niñera mágica y el Big Bang

Cartel La niñera mágica y el Big Bang

Esta semana que viene es el estreno en España de La niñera mágica y el big bang, en concreto el miércoles 31 de marzo y de cara a las fiestas de Pascua. Una comedia de fantasía para público familiar (y no familiar) protagonizada por Emma Thompson que cinco años después del éxito de “La niñera mágica” se ha vuelto a unir a la productora Lindsay Doran para crear un nuevo capítulo de la encantadora y mágica fábula que ha entusiasmado a niños de varias generaciones; al igual que en la anterior ocasión, el guión es de Emma Thompson. A tener en cuenta que en la anterior entrega consiguió recaudar en España 2,5 millones de euros con algo mas de 440 mil espectadores, y 128 millones de dólares en todo el mundo; y que en esta ocasión, el estreno en EEUU será posterior, previsto para agosto de este año.

En esta nueva entrega Nanny McPhee “La niñera mágica” viaja por el tiempo y el espacio a otro siglo para visitar a una nueva familia con unos niños malcriados que necesitan de una niñera para ayudarlos y enseñarles no sólo a llevarse bien entre ellos, sino también a resolver sus problemas de forma constructiva.

En este capítulo, la Sra. Green ya no puede más y esta desbordada. Sus tres hijos, Norman, Megsie y Vincent no paran de pelearse; lleva meses sin saber nada de su marido Rory, que está en la guerra; su cuñado Phil insiste en que le venda la mitad de la granja familiar, y para colmo de males, su jefa, la Sra. Docherty, empieza a tener un comportamiento muy raro. Por si fuera poco, sus ricos sobrinos londinenses Celia y Cyril Gray, unos niños traviesos y malcriados, están a punto de llegar para una estancia ilimitada, y el policía del pueblo, el Sr. Docherty, se empeña en decir que en cualquier momento puede caer una bomba accidentalmente. Todo esto supera a la Sra. Green que aunque aún no lo sabe, necesita a Nanny McPhee, la niñera mágica.

Por desgracia, la situación de la Sra. Green es aún peor de lo que parece. Su cuñado Phil le ha contado que tiene un comprador dispuesto a pagar bien por la granja, pero la verdad es muy diferente: en realidad ha contraído una importante deuda de juego con la Sra. Biggles. Esta ha enviado a dos secuaces femeninas, la Srta. Topsey y la Srta. Turvey, para que asusten a Phil y así obligarle a conseguir la granja para pagar su deuda. Si lo consigue, la familia Green lo perderá todo.

Los sobrinos Cyril y Celia aparecen un día antes de lo previsto, mientras la Sra. Green trabaja fuera de casa y cuando los mimados niños de la ciudad y sus primos del campo se declaran la guerra nada más verse, la batalla alcanza proporciones épicas. Cuando la Sra. Green regresa y se encuentra su casa sumida en el caos, intenta en vano detener la pelea. De pronto, llaman a la puerta. Abre y ve a una inquietante figura, Nanny McPhee, la niñera mágica.

Le basta con una mirada a los primos enfrentados para saber que los niños la necesitan. Repite su famosa frase: “Mientras me necesitéis, pero no me queráis, deberé quedarme. En el momento que me queráis, pero ya no me necesitéis, deberé irme“. Golpea el suelo con el bastón y los niños empiezan a golpearse a sí mismos, no a los demás, acabando por rendirse y disculparse. Nanny McPhee ha impartido la primera lección: nada de peleas.

Sirviéndose de todo, desde una moto voladora y una estatua viviente, hasta un cerdito trepador de árboles y un bebé elefante que aparece en el lugar más inesperado, la niñera mágica debe dar cinco lecciones a los traviesos e intrépidos niños:

  • 1º lección, no hay que pelearse.
  • 2º lección, hay que compartir.
  • 3º lección, hay que ayudarse mutuamente.
  • 4º lección, hay que ser valiente.
  • 5º lección, hay que tener fe.

Ese mismo día, los niños vuelven a catar la medicina de Nanny McPhee. Ninguno está dispuesto a compartir la cama, antes prefieren dormir con una cabra, una vaca o un elefante. La niñera mágica vuelve a golpear el suelo y los niños no tienen más remedio que compartir la cama con los animales en cuestión. Segunda lección: hay que compartir.

Cuando Phil suelta a los valiosos cerditos en un intento de obligar a la Sra. Green a vender la granja, Nanny McPhee recurre a la magia para que los niños ayuden a buscarlos e incluso disfruten haciéndolo. Juntos, los cinco primos capturan a los cerditos justo a tiempo para que la Sra. Green los venda al granjero Macreadie, su vecino. Tercera lección: hay que ayudarse mutuamente.

Los niños por fin empiezan a llevarse bien cuando llega un telegrama con terribles noticias: el Sr. Green ha muerto en combate. Todos están desconsolados excepto Norman que siente que su padre está vivo. Cyril está seguro de que su padre, lord Gray, un alto cargo en el Ministerio de la Guerra puede enterarse exactamente de qué ha pasado al Sr. Green. Pero, para eso, debe ir a Londres a donde viajan Norman y Cyril en el sidecar de una moto conducida por la niñera mágica.

En casa, las niñas Megsie y Celia encuentran la nota de Norman diciéndoles a dónde han ido y por qué. Saben que deben impedir la venta de la granja durante la ausencia de Norman pero esa misma mañana, Phil aparece con un contrato y una pluma. Las chicas intentan ganar tiempo como sea.

Cyril y Norman consiguen llegar al despacho del autoritario lord Gray. Al principio rehúsa hacer caso a los chicos, pero cuando Cyril se enfrenta a él por primera vez y exige que le ayude, lord Gray hace unas averiguaciones. Rory Green ha desaparecido en combate, no está muerto, y el Ministerio de la Guerra no mandó un telegrama anunciando su muerte por lo que Norman intuye que su tío Phil ha falsificado el telegrama y que deben regresar a la granja cuanto antes.

En la granja, Megsie y Celia hacen todo lo posible para impedir que la Sra. Green firme el contrato, pero Megsie ve que es inevitable. En un susurro, dice: “Nanny McPhee, te necesitamos”. De pronto, un bebé elefante, el mismo que la niñera había usado para enseñarles a compartir, aparece en la cocina. Mientras la Sra. Green y Phil no miran, el elefante aspira todas las plumas con la trompa por lo que las niñas se mueren de risa y Phil se queda momentáneamente sin palabras, pero no tarda en encontrar otra pluma y ponerla en la mano de la Sra. Green. Todo parece estar perdido cuando, de pronto, un avión enemigo suelta accidentalmente una bomba en el campo de cebada de los Green, tal como había anunciado el Sr. Docherty. El impacto de la bomba contra el suelo hace moverse el tintero y la tinta se cae en el contrato, y afortunadamente la bomba no explota.

Los chicos vuelven a casa y le cuentan a la Sra. Green que su marido está desaparecido, pero no muerto. El Sr. Docherty se desmaya al pensar que debe desactivar una bomba, y acaban haciéndolo los niños. Cuarta lección: hay que ser valiente. Arrestan a Phil; gracias a la magia de Nanny McPhee, consiguen cosechar los campos; los niños son amigos, y la vida de la Sra. Green ha mejorado un poco. Quinta lección: hay que tener fe.

Aquí tenéis el trailer de La niñera mágica y el Big Bang, por si aún no habéis tenido la oportunidad de verlo.